Sal y Luz Perú

Miriam Huertas

Miriam Huertas (la mujer con la blusa roja), es una mujer de 52 años de edad muy involucrada en las actividades de su iglesia, le gusta servir y ser la primera en ayudar como voluntaria en cualquier evento que se organice. Pero ella sabía que podía hacer más, que había algo más por hacer fuera de las cuatro paredes de su iglesia.

Cuando tomó la capacitación de Sal y Luz en su iglesia, entendió inmediatamente la visión y vio esta oportunidad como el perfecto medio de platicar de Jesús a sus compañeras de trabajo.

“Invité a mis compañeras y a otras amigas, pero sólo cuatro vinieron. Eso no me desanimó, porque aunque sean 4 o 100, uno tiene que hacer el trabajo. Cada persona es importante.”

Cada semana se juntaron en su trabajo y veían los videos del Dr. John C. Maxwell. Y con cada video aprendieron algo nuevo, pero también cada una de ellas compartía cosas personales y las batallas que cada día tenían que enfrentar. Junto con los valores, también aprendieron a apoyarse unas a otras.

“En la última semana, después del video de la fe, dos de ellas ahí mismo aceptaron a Jesucristo como su Señor y Salvador. Después de eso me fue muy fácil invitarlas a la iglesia ¡y ahora las dos están asistiendo!” Me comentó Miriam muy emocionada.

Miriam dice que siente que todo su trabajo y tiempo han valido la pena, y que está muy feliz de ver como dos de sus amigas están creciendo en la fe. “Uno pone de su parte, y Dios hace la obra. Es así de simple.” comentó Miriam antes de terminar nuestra llamada.  

Hemos colocado cookies en tu computadora para que este sitio sea mejor. Lee las políticas de las cookies.
Sí, acepto las cookies