Sal y Luz Monterrey

Edith Plascencia

“Al final de cuentas, solo los valientes se atreverán a levantarse e ir a alcanzar a otros.”

Edith tomó el entrenamiento de Sal y Luz porque su pastor se lo pidió, pero al conocer el programa lo tomó como propio y lo hizo su misión personal.

“Tomamos Más allá del éxito como herramienta de evangelismo en nuestra iglesia. Parte de la estrategia fue que varias personas de la iglesia fueran parte de mesas redondas para que vivirán la experiencia, aprendieran y luego ellos fueran facilitadores de su propia mesa con gente no cristiana.”

Al terminar las mesas, Edith pensó que todos estaban listos, pero se encontró con algo inesperado.

“Los nuevos facilitadores vinieron conmigo para comunicarme sus temores, muchos de ellos no querían comenzar sus mesas por temor al rechazo, a que les dijeran que no. Otros no querían comprometer su relación con amigos o compañeros de trabajo. Cada uno tenía una razón por la cual no quería abrir su mesa.”

Al inicio Edith se sintió un poco decepcionada, pero decidió liderar con el ejemplo, y ella y dos amigas más abrieron su primera mesa con gente no cristiana.

“Iniciamos solo con tres mesas redondas, no era lo que esperaba pero quise iniciar con algo. En total fueron 17 personas no cristianas en estas tres mesas. Durante las semanas de Más allá del éxito, los participantes restauraron relaciones familiares, mejoraron en su trabajo y al final, los 17 hicieron la oración de fe.”

Edith está feliz de que 17 personas que antes no tenían una relación con Dios ahora tienen su eternidad asegurada, y están en camino de tener una relación personal con Jesucristo.  

“Pero también deseo que los nuevos facilitadores vean que no hay nada que temer, Dios es el que hace todo, Él hace la transformación, nosotros sólo tenemos que estar disponibles para él. Al final de cuentas, solo los valientes se atreverán a levantarse e ir a alcanzar a otros.”

Todo el equipo de Sal y Luz da gracias a Dios por la valentía de Edith y sus dos amigas.

 

Hemos colocado cookies en tu computadora para que este sitio sea mejor. Lee las políticas de las cookies.
Sí, acepto las cookies