Sal y Luz Perú

Dante Molero

Dante Molero trabaja como policía en su ciudad. Su trabajo demanda mucho de su tiempo además de complicados horarios y retos que debe de enfrentar a diario, pero eso no lo detuvo de iniciar su primera mesa redonda de Sal y Luz. (Dante es el que tiene la playera azul en la foto)

“Hace 10 años yo conocí a Jesús. Mi vida cambió completamente y lo primero que quise fue compartirlo con mi familia, pero como se dice “nadie es profeta en su propia tierra”, y aunque mis padres y hermanos eventualmente respetaron mis creencias, ninguno de ellos quería escuchar cuando intentaba compartirles.”

Pero Dante no desistió, y al conocer de la herramienta “Más allá del éxito”, invitó a dos de sus hermanos a tomar el curso que les daría herramientas para el éxito.

“Ellos no conocían a John Maxwell, pero con cada sesión se dieron cuenta que él sabía de lo que hablaba, que los principios eran reales y funcionaban. Sintieron gran respeto por Maxwell, por eso, cuando en la última sesión lo escucharon hablar de su relación con Dios, les

sorprendió mucho que un hombre tan exitoso como él creyera en Jesucristo, y sin pensarlo mucho, ambos hicieron la oración de fe. Ahora uno de ellos asiste regularmente a la iglesia, y el otro está buscando acomodar sus horarios de trabajo para asistir también.” Me comentó Dante con una obvia alegría en su voz.

Dante no se detuvo por ningún pretexto, y aunque no fue sencillo, gracias a su persistencia, sus hermanos ahora son salvos y tienen una relación personal con Jesús. Eso hace que cualquier esfuerzo valga la pena.

Hemos colocado cookies en tu computadora para que este sitio sea mejor. Lee las políticas de las cookies.
Sí, acepto las cookies