Sal y Luz Perú

Carla Franco Zegarra Carabayllo

“Como hija de Dios, siento que es mi deber intentar presentarles a Jesús a cuantas personas pueda. No es una opción, es un deber” Con esa frase, Carla pudo resumir toda la carga que tiene por las personas que aún no tienen una relación con Jesucristo. Es por eso que quiso probar algo diferente con Sal y Luz.

“Mi círculo de influencia son mis vecinas que son amas de casa. Varias veces las he invitado a la iglesia, pero algunas nunca han aceptado, y sólo una sí fue a un evento de la iglesia, pero no regresó.”

Carla comentó que sabía que tenía que tener una estrategia diferente, por eso decidió tomar el entrenamiento de Sal y Luz. Y aunque me confesó que al principio tuvo sus dudas si el programa funcionaría como herramienta de evangelismo, al final superó sus expectativas.

“Invité a mis vecinas y comencé mi grupo con cinco personas. Ellas no nunca habían escuchado de John Maxwell, pero en cada sesión aprendían algo nuevo. El tema de Actitud y Agregar Valor a las Personas fueron unos de los temas que más las hizo cambiar.”

“En la sesión final, Maxwell explica de una manera muy sencilla lo que es tener una relación con Jesucristo. Todas lo entendieron e hicieron la oración de salvación. Después de eso las invité a la iglesia de nuevo, y tres de las cinco aceptaron y ahora están asistiendo de forma regular. No ha habido ni un domingo que se lo pierden.”

Carla ahora está lista para abrir una nueva mesa y está buscando a más personas para invitarlas, porque como dice ella, “…aún nos falta mucho por hacer.”

Hemos colocado cookies en tu computadora para que este sitio sea mejor. Lee las políticas de las cookies.
Sí, acepto las cookies